X *Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
Acepto cookies Más información

Limpieza de Hospitales

Consideramos la limpieza de hospitales como uno de los tipos de limpieza más complejos que pueden existir, ya que están expuestas las estancias y el mobiliario a toda clase de patógenos, por ello es fundamental  realizar un gran trabajo de limpieza. La limpieza de hospitales requiere de especial atención a cada rincón y detalle. Ejemplos pueden ser los interruptores y los mangos de las puertas, donde es tocado por el personal del hospital, los propios pacientes e incluso sus familiares. Sin una limpieza exhaustiva, podría ser un gran riesgo de contaminación.

Actualmente, gracias a la tecnología, la estructura del mobiliario de los hospitales está hecha para que sea fácil limpiarlo y desinfectarlo. Aunque debido a la exposición de los virus y bacterias, es conveniente hacer una buena desinfección e higienización.

Lo más importante para la limpieza de los hospitales, es hacer las limpiezas frecuentemente, prestando atención a todo. Utilizando paños mojados con soluciones de cloro, lavandina, hipoclorito de sodio y otras sustancias. Donde se le pone especial atención es en aquellas zonas donde el contacto es alto, así conseguiremos evitar el paso de gérmenes y patógenos a otras zonas del hospital.

¿Cómo realizar la limpieza de los hospitales?

Hay empresas de limpieza de hospitales que se dedican a hacer esta labor, se dedica a hacer este proceso de desinfección para eliminar cualquier rastro de germen. Uno de los objetivos que tiene es romper la cadena epidemiológica de las infecciones, evitando que cualquier microorganismo acabe pasando de unas a otras personas, propagándose rápidamente por el resto de las instalaciones.

Es importante la formación del personal de la empresa, ya que es un tipo de limpieza muy especializada.

Procesos de limpieza en los hospitales

En un hospital no se pueden utilizar aspiradores normales ni cualquier técnica que provoque que el polvo o cualquier partícula quede suspendida en el aire. Por ese motivo, la maquinaria que se utiliza en los hospitales está diseñada para este fin y que se maneje por el personal especializado.

Por el motivo mencionado anteriormente, no se puede barrer en seco, por ello, se utilizan técnicas de barrido húmedo.

Hay que evitar cualquier charco o restos húmedos en las instalaciones, ya que ahí se acumulan los microorganismos. Así pues, hay que dedicarle tiempo al secado de las instalaciones.

El vaciado y la sustitución de papeleras y contenedores hay que hacerlo según un protocolo y de forma programada para poder así tomar el control de las epidemias y enfermedades.

Es tan importante la limpieza de los hospitales como de los propios sanitarios, desinfectándose las manos con frecuencia, equipamiento y vestimenta.

Contacta con nosotros

Pida presupuesto Nosotros te llamamos
X