Cómo Quitar Manchas Difíciles en Cristales

como quitar manchas difíciles en cristales

¿Quieres conocer los trucos definitivos sobre cómo quitar manchas difíciles en cristales? ¡En este artículo te lo contamos!

Limpiar los cristales de nuestro hogar, negocio u oficina puede convertirse en uno de los trabajos más laboriosos y cansados. Sobre todo si aparecen esas incómodas manchas tan difíciles de eliminar. Algo que ocurre, en especial, cuando no llevamos a cabo una limpieza regular. Terminan formándose manchas o surcos que, llegado el momento, son complicados de tratar, como ocurre con la aparición de sarro en nuestros cristales.

Pero no te preocupes, porque te traemos la solución. En Limsama somos expertos en la limpieza de cristales de manera profesional, y conocemos todos los trucos para que puedas ponerlos en práctica de forma sencilla. Y, además, con materiales que podrás encontrar fácilmente por casa. Si quieres descubrir cómo quitar manchas difíciles en cristales… ¡Sigue leyendo!

Cómo quitar manchas difíciles en cristales: remedios caseros

No hace falta ir a ninguna droguería ni a ningún comercio especializado: en tu cocina encontrarás todo lo que necesitas para hacer una limpieza en profundidad. ¡Te damos varias opciones para que pruebes las que más te convenzan!

Vinagre blanco

El vinagre blanco es el gran aliado para casi cualquier tipo de limpieza. Además, a diferencia de otros productos químicos, podemos utilizarlo con tranquilidad y sin ninguna medida de precaución, ya que es un ácido natural inocuo para la salud.

Para descubrir cómo quitar manchas difíciles en cristales únicamente tendremos que empapar una esponja suave en el vinagre. A continuación la pasamos por toda la superficie del cristal y dejamos que el producto actúe durante unos 30 minutos.

Pasado este tiempo, únicamente nos queda limpiar de nuevo los cristales con agua tibia para eliminar los restos de suciedad, además de evitar que el vinagre acabe creando algunas manchas.

Zumo de limón

En este siguiente remedio casero le añadiremos al vinagre blanco un poco de zumo de limón. Mezclamos ambos ingredientes a partes iguales y empapamos una esponja suave con el resultado.

Pasamos la esponja por toda la superficie de los cristales. Después retiramos los restos con un paño seco y limpio.

Alcohol

El alcohol es otro de los productos que podemos encontrar en nuestros hogares y que nos servirán de gran ayuda para descubrir cómo quitar manchas difíciles en cristales, como pueden ser las manchas de sarro.

Una opción es echar unas cuantas gotas sobre un trapo húmedo, con el que limpiaremos la superficie. También podemos crear nuestro propio limpiador casero a base de agua, vinagre y alcohol, que rociaremos directamente sobre los cristales para, después, limpiar con un paño suave y seco.

En zonas donde haya más acumulación de suciedad, podemos utilizar un rascador especial para vidrios.

Cómo quitar manchas difíciles en cristales: pulido

Puede que hayas probado todas las opciones anteriores (e incluso más) para dejar tus cristales como nuevos… Pero, ¿qué pasa si esas manchas o imperfecciones siguen persistiendo? Si ninguno de estos remedios sobre cómo limpiar los cristales de las ventanas funciona, no te preocupes, hay otra solución.

Nos referimos al pulido de cristales. Se trata de un recurso especialmente utilizado para grandes ventanales y escaparates de comercios, y que debe ser realizado por personal especializado. Al tratarlos con una herramienta pulidora, se consigue que el vidrio recupere su brillo y transparencia.

Esta opción es ideal para los cristales que han sido dañados con pinturas, presentan rayaduras o arañazos, o han acumulado tal cantidad de suciedad y cal con el paso del tiempo que se hacen imposibles de eliminar.

Esperamos que este artículo te haya servido para descubrir cómo quitar manchas difíciles en cristales. Si quieres disfrutar de un mantenimiento de primera en todas tus instalaciones, aprovecha ahora nuestros nuevos servicios de limpieza Madrid. ¡Contacta ya con nosotros!

Últimas entradas

Contacta con nosotros

    Menú